Widget Image
Lunes - Viernes: 9:00h - 14:00h
965 302 839
965 457 945
Widget Image
965 302 839
Lunes - Viernes: 8:00h - 14:00h
EnglishGermanFrenchRussianSpanishDutchNorwegian
Title Image

Hemograma

Hemograma

El hemograma se utiliza como un examen de clasificación de trastornos como anemia, infección y muchos otros. En realidad, es un panel de pruebas que examina las diferentes células de la sangre, incluyendo:

  • Recuento de leucocitos: mide el número de leucocitos de cualquier tipo en un volumen de sangre. Los aumentos y las disminuciones pueden tener significado.
  • Recuento diferencial de leucocitos: determina la proporción de cada tipo de leucocitos. Hay cinco tipos diferentes: neutrófilos, linfocitos, monocitos, eosinófilos, y basófilos.
  • Recuento de hematíes: mide el número de hematíes en un volumen de sangre. Disminución o aumento indican estados anormales.
  • Hemoglobina: mide la cantidad de hemoglobina en un volumen de sangre.
  • Hematocrito: mide el volumen porcentual de hematíes en un volumen de sangre.
  • Recuento de plaquetas: determina el número de plaquetas en un volumen de sangre. Aumentos y disminuciones pueden indicar anormalidades con sangrado excesivo o riesgo de coágulos. El volumen plaquetario medio (MPV) es una medida del tamaño medio de las plaquetas. Las nuevas planchas son más grandes, y un aumento del MPV ocurre cuando aumenta la producción de plaquetas. El MPV da al médico una indicación de la producción de plaquetas en la médula ósea.
  • Volumen globular medio (VGM o VCM o MCV): es una medida del tamaño medio de los hematíes. Aumenta cuando los hematíes son más grandes de lo normal (macrocitosis), como en la anemia causada por deficiencia de vitamina B12. Se disminuye cuando los hematíes son menores de lo normal (microcitosis), como se ve en la anemia por deficiencia de hierro y en la talasemia.
  • Hemoglobina globular media (HGM o HCM): es un cálculo de la cantidad media de hemoglobina en cada hemato. Las hematíes macrocíticos son más grandes y tienen una HGM más grande. Las hematíes microcíticos son menores y tienen una HGM menor.
  • Concentración de hemoglobina globular media (CHGM o CHCM): es un cálculo de la cantidad de hemoglobina en un volumen de hematíes. Los valores bajos se ven cuando la hemoglobina está diluida dentro de los hematíes, como en la anemia por deficiencia de hierro y en la talasemia. Los valores aumentados ocurren cuando la hemoglobina está más concentrada dentro de los hematíes, como en los pacientes quemados y en la esferocitosis hereditaria.
  • Amplitud de distribución de los hematíes (RDW): indica la variación de tamaño de los hematíes. En algunas anemias, como la anemia perniciosa, la variación del tamaño (anisocitosis) y del formato de las hematíes (poiquilocitosis) causa un aumento de la RDW.

El hemograma es un examen muy común. Muchos pacientes lo hacen como parte de la evaluación de su estado de salud general.

Si el paciente tiene síntomas como fatiga y debilidad, o infección, inflamación o sangrado, el médico puede pedir un hemograma para evaluar la causa. El aumento de los leucocitos puede confirmar una infección y sugerir otros exámenes para identificar la causa.

La disminución del recuento de hematíes (anemia) puede ser más evaluada por cambios en el tamaño y la forma de los hematíes, para determinar si la causa es disminución de la producción, aumento de la pérdida de sangre o destrucción excesiva de hematíes. Un recuento de plaquetas baja o muy alta puede confirmar una causa de sangrado excesivo o una tendencia a la trombosis, y puede estar asociada a enfermedades de la médula ósea, como leucemia.

Muchas enfermedades o estados clínicos resultan en un aumento o disminución de las poblaciones de células. Algunas exigen tratamiento, mientras que otras se resuelven solas. Algunas enfermedades, como el cáncer (y la quimioterapia) pueden afectar la producción de células en la médula ósea, aumentando la proporción de un tipo de célula o disminuyendo la producción total de células. Algunos medicamentos pueden aumentar el recuento de leucocitos, y las deficiencias de algunas vitaminas y minerales pueden causar anemia.

La fórmula leucocitaria suele solicitarse junto con el hemograma en el curso de exámenes médicos rutinarios. Puede ser útil para hallar la causa de aumentos o disminuciones en el recuento de leucocitos. También ayuda a diagnosticar y/o monitorizar otras enfermedades y situaciones que afecten a un tipo o varios de leucocitos.

Los cinco tipos de leucocitos incluyen: neutrófilos, linfocitos, monocitos, eosinófilos y basófilos.
La fórmula leucocitaria o recuento diferencial de leucocitos contabiliza cada uno de los tipos leucocitarios y pone de manifiesto si la proporción entre los distintos tipos celulares se mantiene, si existen aumentos o disminuciones de algún tipo de ellos o si existen células inmaduras o anómalas. Esta información es valiosa para el diagnóstico de la causa específica de una enfermedad como:
• Infecciones causadas por bacterias, virus, hongos o parásitos
• Inflamaciones
• Alergias, asma
• Trastornos inmunitarios (enfermedades autoinmunes, deficiencias inmunitarias)
• Leucemias (leucemia mieloide crónica, leucemia linfocítica crónica)
• Síndromes mielodisplásicos
• Síndromes mieloproliferativos

Algunas enfermedades desencadenan una respuesta por parte del sistema inmunitario que origina un aumento en algún tipo de leucocito. La fórmula ayuda a establecer la causa específica de esta respuesta inmune. Por ejemplo, ayuda a conocer si una infección puede estar ocasionada por un virus o una bacteria.

Otras situaciones pueden tener consecuencias sobre la producción de leucocitos en la médula ósea y sobre su tasa de supervivencia en la circulación, resultando en aumentos o disminuciones en su número total. La fórmula informa acerca del tipo de leucocito aumentado o disminuido.
Si la fórmula resulta alterada, es posible que se solicite también una extensión de sangre, una biopsia de médula ósea, un inmunofenotipado (citometría de flujo) o un cariotipo. Estas pruebas pueden poner de manifiesto la presencia de células leucocitarias anómalas y/o inmaduras.

La fórmula leucocitaria se realiza normalmente como parte de un hemograma, el cual puede solicitarse por diferentes motivos. Puede solicitarse cuando una persona presenta signos y/o síntomas propios de una infección o inflamación, como:
• Fiebre, escalofríos
• Dolores inespecíficos
• Dolor de cabeza
• Una gran variedad de signos y síntomas, en función de donde se localice la inflamación o infección

También puede realizarse la prueba ante signos y síntomas relacionados con algún trastorno de la sangre o de la médula ósea, con procesos autoinmunes o con una deficiencia inmune.

Los resultados de la fórmula leucocitaria deben interpretarse con precaución. El médico evaluará conjuntamente los signos y síntomas que presenta el individuo con los obtenidos de la fórmula leucocitaria (aumentos o disminuciones). Son varias las situaciones que ocasionan aumentos o disminuciones transitorias en alguno de los tipos de leucocitos. Aumentos o disminuciones persistentes motivarán la solicitud de otras pruebas adicionales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Preocupado

por tu salud?

Lo importante es la prevención. Desde Salud LTS tendrás toda la información necesaria
para controlar y por lo tanto cuidar tu salud.

 

Newsletter boletín y novedades de tu interés.

Esta información nunca se comparte con empresas de terceros

GRACIAS!